El próximo domingo 3 de julio se celebrará en Becerril de Campos la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, trasladada desde su día litúrgico original que es el viernes después del 2º domingo después de Pentecostés, hasta el domingo más próximo. Para ello se realizará una procesión por las calles de nuestro pueblo, antes de la misa mayor de 12.30h, que contará con la presencia de un predicador que nos ayudará a profundizar en esta faceta tan hermosa y peculiar de Jesucristo: su corazón, es decir, su amor por nosotros y toda la humanidad.

Esta devoción tiene en Becerril de Campos una cofradía que a lo largo de la última semana ha realizado una novena en su honor, a la que han asistido un gran número de fieles.

Para prepararnos adecuadamente a esta fiesta, os dejo un precioso texto del escritor espiritual contemporáneo Henry Nouwen:

¡Oh, Señor Jesús, haciéndote hombre nos has mostrado el inmenso amor de Aquél que te ha enviado, tu Padre celestial! A través de tu corazón humano vislumbramos tenuemente el amor divino con que somos amados y con el cual Tú nos amas, porque Tú y el Padre sois uno.

¡Es tan difícil para mi creer plenamente en el amor que surge de tu corazón! Soy inseguro y timoradto, estoy indeciso y desalentado. Mientras que de palabra digo que creo plena e incondicionalmente en tu amor, sigo buscando apoyo y afecto, aceptación y elogios entre los demás, esperando de los mortales aquello que sólo Tú me puedes dar. Oigo claramente tu voz: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré, porque soy sencillo y humilde de corazón”; sin embargo, corro en otras direcciones, como si no confiara en ti y, de alguna manera, me sintiera más seguro en compañía de personas que tienen el corazón dividido y, a menudo, muy confuso.

¡Oh, Señor! ¿Por qué deseo recibir halagos y cumplidos de las demás personas con tanta ansia, incluso cuando la experiencia me enseña lo limitado y condicionado que es el amor que viene del corazón humano? Son tantos que me han demostrado su amor y cariño, tantos los que me han dirigido palabras consoladoras y estimulantes, tantos los que han sido tan amables y me han manifestado su perdón…, pero nadie ha llegado al hondón, a ese lugar profundo y recóndito donde residen mis temores y esperanzas. Sólo Tú conoces aquél sitio, Señor. Tu corazón está tan deseoso de amarme, tan inflamado de fervor, que me reaviva. Quieres darme un techo, un sentido de pertenencia, un lugar para vivir, un cobijo donde resguardarme y un refugio donde me sienta seguro. Confío en Tí, Señor. Sigue ayudándome en los momentos de duda y desengaño.

Si haces clic en el reproductor de audio, puedes escuchar una bonita canción de la comunidad de Taizé dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, titulada “In Te confido”:

[audio: http://dl-web.dropbox.com/get/Taizé%20Song%20-%20In%20Te%20Confido%281%29.mp3%5D
Anuncios