Category: Testigos


En este video se cuenta la historia de su vocación:

 

Para la ocasión, el mismo papa ha compuesto una oración para dar gracias a Dios por el don de la vocación. Es esta:

Señor,
te damos gracias 
porque has abierto tu corazón para nosotros;
porque en tu muerte y en tu resurrección
te has convertido en fuente de vida.
Haz que seamos personas vivientes,
vivientes de tu fuente,
y dónanos el poder ser nosotros también fuentes,
capaces de donar a este nuestro tiempo
agua de vida. 

Te damos gracias
por la gracia del ministerio sacerdotal.
Señor, bendícenos
y bendice a todos los hombres de este tiempo
que están sedientos y en la búsqueda 

Amén.

Benedictus PP XVI

Únete desde tu casa a la acción de gracias a Dios de toda la Iglesia por habernos puesto a Benedicto XVI como guía de la Iglesia universal.

Anuncios

Hace unos días veía la luz un nuevo portal de información religiosa en tres idiomas (italiano, inglés y español), Vatican Insider. Lo respaldan algunas de las firmas con más peso y solvencia de la información religiosa sobre la Iglesia católica: Andrea Tornielli, Marco Tossati, Giacomo Galeazzi, Andrés Beltramo, John L. Allen… El resultado no puede ser más prometedor por la calidad de los periodistas y lo plural de sus procedencias ideológicas.

Pues bien, uno de los primeros reportajes de dicho portal es el dedicado al arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, una de las figuras más interesantes y emergentes del episcopado mundial. “Es el hombre de la ortodoxia y el diálogo. Para saber cómo quiere moverse la Iglesia americana en el siglo XXI“- dice el artículo- “es preciso mirarlo a él“. El artículo está firmado por uno de los vaticanistas mejor informados, John L. Allen.

En la Iglesia católica hay más de 5000 obispos, y, teológicamente, todos tienen la misma dignidad como sucesores de los apóstoles. Sin embargo, si se piensa en el impacto real que tienen sobre el presente, algunos son más iguales que otros. Hoy día es difícil encontrar alguno como el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan. Para comprobarlo, basta con observar lo sucedido entre febrero de 2009 y junio de 2011:

  • 23 de febrero de 2009: El papa Benedicto XVi nombra a Dolan como 10º arzobispo de Nueva York, el púlpito más importante de la Iglesia americana.
  • 31 de mayo de 2010: El papa Benedicto XVI confiere a Dolan el encargo de Visitador Apostólico en Irlanda, para ayudar al Vaticano a transmitir un mensaje fuerte contra la impresionante ola de abusos sexuales en el país.
  • 16 de noviembre de 2010: Dolan es elegido presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.
  • 5 de enero de 2011: Benedicto XVI nombra a Dolan miembro del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, un grupo selecto de obispos que gozan de la confianza más profunda del pontífice.
  • 20 de marzo de 2011: El famoso programa tlevisivo americano “60 minutos” dedica un entero segmento a la figura de Dolan, definiéndolo “el Papa americano”.
  • Junio de 2011: Dolan acompaña a Roma al programa “Today”, el telediario más seguido por los espectadores norteamericanos. El presentador describe a Dolan como el “máximo exponente de la Iglesia Católica en los Estados Unidos”, y un personaje “de enorme carisma, de una gran personalidad”.

El arzobispo Dolan tiene 61 años, y pronto entrará a formar parte del Colegio cardenalicio, convirtiéndose en uno de los más jóvenes obispos en hacerlo.

Comprender la figura de Dolan, de todos modos, no es sencillo. Es un personaje de múltiples facetas, que desde el primer encuentro seduce al interlocutor. Mide más de 1,80m, y su aspecto delata su amor por la buena mesa, el vino y los puros, por no hablar de su completo desinterés por el ejercicio físico. Unz voz portentosa, una risa estridente y una sonrisa de oreja a oreja que podría iluminar varias manzanas del centro de Manhattan. Tiene palabra fácil y es una de esas personas sociables que dan palmadas en la espalda y besan a los niños. Si Dolan no se hubiera convertido en un obispo católico, fácilmente podría haber sido senador o director general de una multinacional.

Además de su encanto personal y su conocimiento profundo de los medios de comunicación, lo que hace a Dolan interesante a los ojos de los católicos de todo el mundo es que representa la apoteosis de una de las alternativas para el futuro de la Iglesia: la “ortodoxia afirmativa”.

A lo largo de los últimos cincuenta años, los periodistas han interpretado el catolicismo en términos de lucha entre derecha e izquierda. Después de más de 30 años de elección de obispos de parte del papa Juan Pablo II y Benedicto XVI, la lucha se ha agotado en favor de las posturas vaticanas.

La verdadera batalla por el futuro asiste a la confrontación entre las distintas corrientes de la parte netamente conservadora: un choque entre tradicionalistas que ven el mundo externo como una amenaza, y los evangelistas que lo conciben como una tierra de misión.

En este pulso, Dolan encarna la interpretación abierta y positiva del espíritu conservador del catolicismo, que podríamos definir como ortodoxia afirmativa. Ambos términos son importantes: es ortodoxo en el sentido que se trata de una defensa tenaz del pensamiento, el discurso y la práctica católica. Y afirmativo en el sentido que muestra la identidad católica en clave positiva. El acento recae sobre lo que el catolicismo abraza y afirma, en los “sí”, más que en aquello a lo que se opone y condena.

Dolan es promotor de una visión que une ortodoxia y diálogo, una ortodoxia afirmativa. Nadie puede poner en duda su devoción por la doctrina católica. Pero de todos modos es bien conocida la convicción profunda de Dolan, de que no existen problemas que no puedan resolverse ante una jarra de cerveza, después de una tranquila conversación. Si Dolan tuviera que elegir entre reconciliación y recriminación, ciertamente elegiría la primera.

A pesar de las claras diferencias con la Casa Blanca, Dolan se reunió con Barack Obama tras bambalinas y dice que admira la mesura del presidenteSi bien los obispos tuvieron amargos choques con la asociación de hospitales católicos en Estados Unidos sobre la reforma del sistema sanitario, Dolan mantuvo siempre abiertas las líneas de comunicación. Generalmente se opone a la prohibición del acceso la comunión a políticos católicos a favor del aborto, ya que prefiere cambiar corazones a golpear cabezas. Dice que apoya totalmente el diálogo y que, en principio, no hay persona alguna con la que no se reuniría.

Si prevalece la ortodoxia afirmativa en el catolicismo, el arzobispo de Nueva York Timothy Dolan será, en gran parte, una de las razones de este triunfo.

Hace unos días cayó en mis manos a través del blog “De Lapsis”, de Juanjo Romero, una interesante cita de la escritora Flannery O’Connor, una de las mayores novelistas norteamericanas del siglo XX, que vivió en el profundo Sur y se convirtió al catolicismo, reflejando su obra la belleza y la fascinación de la fe redescubierta.

Flannery O’Connor era una apasionada de Santo Tomás de Aquino: leía unos minutos la Summa Teologica todas las noches y, eso le ayudaba a conocerse más a sí misma, a los demás y a Dios. Sus cartas reflejan una extraordinaria capacidad para observar y comprender la naturaleza humana y la huella de Dios presente en el corazón de cada hombre.

El siguiente fragmento es parte de una carta enviada por O’Connor a su amiga Betty Hester. En esta carta se cuenta una anécdota sucedida al propio santo Tomás, al inicio de su vida religiosa:

Puedo garantizar que santo Tomás amaba a Dios porque, por más que lo intento, no puedo dejar de amar a santo Tomás. Sus hermanos no querían que malgastara su vida siendo dominico, por lo que lo encerraron en una torre y metieron una prostituta en su dormitorio; él la sacó con un atizador al rojo vivo. Hoy en día estaría de moda sentir simpatía hacia la mujer, pero yo tengo simpatía por Santo Tomás. Cartas, p.92

A Betty Hester le parecía que la actitud de santo Tomás de expulsar a la prostituta con un atizador de su habitación, y la comprensión de Flannery por el uso de la fuerza por parte del santo encerraban una “actitud fascista”. Y Flannery responde:

Busque otra palabra que no sea fascista para describirme tanto a mí como a Santo Tomás. Tampoco serviría totalitario. Santo Tomás y san Juan de la Cruz, aun siendo tan diferentes, estaban completamente unidos por la misma fe. Cuanto más leo a santo Tomás más flexible me parece. San Juan de la Cruz hubiera sido capaz de sentarse con la prostituta y decir: «Hija, pensemos en esto», pero sin duda santo Tomás se conocía a sí mismo y sabía que debía librarse de ella con un atizador o ella le vencería. No sólo estoy de parte de santo Tomás, sino también de acuerdo en que usase el atizador. A esto lo llamo ser un realista tolerante, no un fascista. Cartas (p. 95)

Un santo como san Juan de la Cruz, de espíritu ascético y gran dominio de sí, era capaz de sentarse a dialogar con la prostituta, poniendo freno a sus instintos. Sin embargo, santo Tomás se conocía, y sabía que ante ciertos reclamos no es posible el diálogo, es mejor cortar por lo sano. De lo contrario, el hombre cede con mucha facilidad a las tentaciones que tratan de apartarle de su camino y vocación.

Pues eso: santo Tomás no era un fascista, sino un sabio realista con un gran conocimiento de la naturaleza y el espíritu humano.

Hungría aprueba una Constitución pro vida que reconoce las raíces cristianas del país

El pasado 18 de abril entró en vigor una nueva Constitución en Hungría, aprobada por casi todas las fuerzas políticas presentes en el Parlamento (262 votos a favor y 44 en contra).

La nueva carta magna habla de Hungría como una nación “fundada sobre los valores cristianos“, y recuerda el papel crucial desempeñado por san Esteban en la historia del país, bajo cuyo mandato los pueblos magiares se convirtieron al cristianismo:  «Estamos orgullosos de que hace mil años nuestro rey  san Esteban haya fundado el estado húngaro sobre cimientos sólidos, haciendo de nuestro país parte de la Europa cristiana, y reconocemos el rol que el cristianismo ha tenido en la conservación de nuestra nación». Además, la Constitución consagra el valor de la vida, a proteger desde la concepción. Otro importante añadido es la promoción de la familia, entendida como la unión en matrimonio entre un hombre y una mujer.

La Unión Europea, tan democrática y respetuosa con las decisiones autónomas de los estados miembros, ha ejercido tremendas presiones durante el proceso de elaboración de la Constitución para que dichos “valores” fuesen eliminados del proyecto de carta magna, acusando a los húngaros de querer promover visiones discriminatorias y oscurantistas. Sin embargo, se ha demostrado que no existe en la Constitución húngara ninguna violación de los tratados y de la normativa comunitaria, y la Comisión Europea ha tenido que dar luz verde a la aprobación del texto, desoyendo las presiones constantes de los lobbys laicistas y feministas.

Tras la aprobación de la Constitución, se ha desencadenado el histerismo entre las élites europeas de Bruselas que tratan de promover el relativismo ético y una Europa sin raíces, lanzando todo tipo de acusaciones a las autoridades húngaras: homofobia, nacionalismo, discriminación, intolerancia, autoritarismo, fundamentalismo religioso, lejanía respecto a los verdaderos valores europeos…

Por si no bastara la osadía de los húngaros al aprobar una Constitución sin consultar o doblegarse a los dictados de los burócratas de Bruselas, la gota que ha colmado el vaso ha tenido lugar el pasado mes de mayo. El gobierno de Budapest ha puesto en marcha una campaña financiada con fondos europeos que tiene como objetivo favorecer la natalidad y luchar contra el aborto promoviendo la adopción de los niños. El lema de dicha campaña es: ¡Hadd Eljek! ¡Déjame vivir!

La Comisaria Europea de Justicia, la luxemburguesa Viviane Reding del Partido Popular Social Cristiano (-lo de cristiano es un decir-), ha dicho que la campaña “va contra de los valores europeos”.

En contra de los valores europeos…

De pronto, Viviane Reding ha dicho que los fondos de la Unión Europea no pueden usarse para campañas pro vida o contra el aborto: “esta iniciativa no está en la línea con los proyectos presentados por las autoridades húngaras para recibir fondos de Bruselas. Los estados miembros no pueden usar fondos comunitarios para hacer publicidad contra el aborto. Por eso la Unión Europea ha solicitado a Budapest la retirada de todos los carteles de la campaña, si no quiere sufrir sanciones financieras“. Y termina con una sutil amenaza: “Pondremos en marcha procedimientos para liquidar el acuerdo, y sacaremos las conclusiones oportunas, también en términos financieros“. Por si no se ha entendido aún, la eurodiputada socialista francesa Sylvie Guillaume lo deja bien claro: “Usar los fondos de la Unión Europea para promover campañas anto-aborto es un abuso, incompatible con los valores europeos”.

¿De dónde partieron las denuncias contra la campaña húngara?

El pasado 28 de mayo se celebró la Jornada Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, en la cual dos importantes lobbys abortistas, el European Women’s Lobby (EWL) y Planned Parenthood Federation European Network publicaron un comunicado de prensa en el cual se denunciaba la recién nacida Constitución húngara, que entrará en vigor el 1 de enero de 2012. Según estas organizaciones, la carta magna húngara es culpable de lesionar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Pero ¿qué dice en realidad la Constitución húngara que ponga tan furiosas a las feministas abortistas? El artículo denunciado es el segundo, que reza: “Todos los ciudadanos tienen derecho a la vida y a la dignidad humana. La vida del feto es un bien a proteger desde la concepción“. Eva Fager, vicepresidente del EWL, ha suplicado la intervención de Bruselas contra Budapest en estos términos: “Esperamos que la Unión Europea controle atentamente a cada uno de los estados miembros y actúe para asegurar el respeto de los derechos humanos de las mujeres, incluidos los sexuales“. Elisabeth Bennour, de la multinacional abortista Planned Parenthood, contrataca: “La respuesta a estos ataques debe venir de todos los que creen que las mujeres tienen un derecho inalienable al propio cuerpo, en una sociedad igualitaria, democrática y secular “.

En definitiva, lo sucedido en Hungría ha obligado a los vértices de la Unión Europea a quitarse la máscara: los verdaderos o presuntos derechos que se quieren promover son sólo los de las personas ya nacidas, y quien dicta la agenda política en Europa hoy es el feminismo radical, con las reivindicaciones libertarias del 68.

Curiosamente, los grandes medios de comunicación han guardado un sospechoso silencio sobre el caso, que hemos conocido sólo a través de algunas webs extranjeras y asociaciones civiles como Hazte Oír. En definitiva, todo esto lo tendremos presente en las próximas elecciones al Parlamento Europeo.

Lo recordaba el Evangelio de la eucaristía de hace unos días: el mandamiento del amor se concreta también en el amor y el perdón a los enemigos, a aquellos que nos han hecho daño, a aquellos contra quienes tenemos el derecho de estar enfadados.

Piensa un momento quién/quiénes son tus “enemigos”, las personas que más daño te han hecho en la vida y se han alegrado de tu mal o te han hecho fracasar.

Y luego compara tu historia con la de esta mujer, Maggy Barankitse:

 

Sin palabras.

En el siglo XV, en una pequeña aldea cercana a Nürenberg, vivía una familia con 12 hijos. Para poner pan en la mesa para todos, el padre trabajaba casi 18 horas diarias en las minas de carbón, y en cualquier otra cosa que se presentara. Dos de sus hijos tenían un sueño: querían dedicarse a la pintura. Pero sabían que su padre jamás podría enviar a ninguno de ellos a estudiar a la Academia. Después de muchas noches de conversaciones calladas, los dos hermanos llegaron a un acuerdo. Lanzarían al aire una moneda, y el perdedor trabajaría en las minas para pagar los estudios al que ganara… Al terminar los estudios, el ganador pagaría entonces los estudios al que quedara en casa con la venta de sus obras. Así, los dos hermanos podrían ser artistas.

Lanzaron al aire la moneda un domingo al salir de la iglesia. Uno de ellos llamado Alberto Durero, ganó y se fue a estudiar a Nüremberg. Entonces, el otro hermano comenzó el peligroso trabajo en las minas, donde permaneció durante los siguientes cuatro años para costear los estudios de su hermano, que desde el primer momento fue toda una sensación en la Academia. Los grabados de Alberto, sus tallados y sus óleos llegaron a ser mucho mejores que los de muchos de sus profesores, y para el momento de su graduación, ya había comenzado a ganar considerables sumas con las ventas de su arte.

Cuando el joven artista regresó a su aldea, la familia Durero se reunió para una cena festiva en su honor. Al finalizar la memorable velada, Alberto se puso de pie, y propuso un brindis por su hermano querido, que tanto se había sacrificado trabajando en las minas para hacer sus estudios una realidad. Y dijo:

– “Ahora, hermano mío, es tu turno. Ahora puedes ir a Nüremberg a perseguir tus sueños, que yo me haré cargo de todos tus gastos.”

Todos los ojos se volvieron llenos de expectativa hacia el rincón de la mesa que ocupaba su hermano. Pero éste, con el rostro empapado en lágrimas, se puso en pie y dijo suavemente:

– “No, hermano, no puedo ir a Nüremberg. Es muy tarde para mí. Estos cuatro años de trabajo en las minas han destruido mis manos. Cada hueso de mis dedos de ha roto al menos una vez, y la artritis en mi mano derecha ha avanzado tanto que hasta me costó trabajo levantar la copa durante tu brindis. No podría trabajar con delicadas líneas el compás o el pergamino, y no podría manejar la pluma ni el pincel. No, hermano, para mí ya es tarde. Pero soy feliz de que mis manos deformes hayan servido para que las tuyas ahora hayan cumplido su sueño.”

Han pasado casi 500 años desde ese día. Hoy los grabados, óleos, acuarelas, tallas y demás obras de Albretch Durero pueden ser vistos en museos alrededor de todo el mundo. Pero seguramente usted, como la mayoría de las personas, sólo recuerde uno. Seguramente hasta lo tenga en su oficina o en su casa. Es el lienzo en el que un día, para rendir homenaje al sacrificio de su hermano, Alberto Durero dibujó las manos maltratadas de su hermano, con las palmas unidas y los dedos apuntando al cielo. Llamó a esta poderosa obra simplemente “Manos” pero el mundo entero abrió de inmediato su corazón a su obra de arte y se le cambió el nombre por el de “manos que oran”.

La próxima vez que veas una copia de esa obra, mírala bien. Y ojalá que sirva para que, cuando te sientas demasiado orgulloso de lo que haces, y muy lleno de ti mismo, recuerdes que en la vida ¡nadie nunca triunfa sólo!

¿Qué es YouCat?

Parece un libro de los que llevaríamos tranquilamente para leer en el tren. Y es que el mismo papa Benedicto XVI reconoce en la introducción, «una novela criminal es interesante porque nos implica en el destino de otras personas, pero que podría ser la nuestra; este libro es interesante porque nos habla de nuestro propio destino y, por lo tanto afecta a cada uno de nosotros.

Se trata de YouCat, acrónimo de Youth Cathecism (Catecismo Juvenil, un instrumento de 300 páginas creado “de y por” los jóvenes que desean profundizar en la fe de la Iglesia. Nacido en el ámbito de la Conferencia Episcopal Alemana y Austríaca, los trabajos han contado con la supervisión del cardenal de Viena Christoph Schönborn, e implicando tambiéna varios teólogos, expertos en catequesis y un grupo de cincuenta jóvenes. Será publicado en 13 lenguas (en España por ediciones Encuentro), y le acompaña una carta de presentación del papa Benedicto XVI, una pequeña joya teológica y pastoral del actual pontífice.

El catecismo estará en la mochila del peregrino que se entregará a los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid del 16 al 21 de agosto de 2011. El volumen, cuya cubierta amarilla muestra una gran Y, se divide en cuatro secciones:«¿Qué creemos?»; «La celebración del misterio cristiano»; «La vida en Cristo», y «La oración en la vida cristiana».

La opinión más difusa considera que los jóvenes se caracterizan por la superficialidad y sin inquietudes. Sin embargo, hay muchos jóvenes que se preguntan por el auténtico sentido de la vida y sobre la fe, y conocer los pilares de la fe puede ayudar a “permanecer firmes en la fe” y responder con valentía los retos de nuestra época: «Tenéis que conocer mejor aquello que creéis -asegura Benedicto XVI en la introducción-; tenéis que conocer vuestra fe con la misma precisión con la que un especialista conoce el sistema operativo de un ordenador».

Manfred Lütz, médico psiquiatra y miembro de la Pontificia Academia por la Vida, del Pontificio Consejo para los Laicos y consultor de la Congregación para el Clero del Vaticano, se encuentra entre los promotores de YouCat y nos explica en qué consiste este catecismo adaptado a los jóvenes: «La Jornada Mundial de la Juventud no consiste sólo en un evento hecho de sentimientos y emociones, sino también una ocasión para que los jóvenes profundicen en la fe de la Iglesia. El santo Padre lo ha repetido en numerosas ocasiones, pero es necesaria una “puerta” al Catecismo de la Iglesia Católica, y esta puerta es “YouCat”. El Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica se entregó ya a los jóvenes en la JMJ de Colonia o Sydney, pero los jóvenes tenían ciertas dificultades para comprenderlo porque estaba poco adaptado a ellos, a su lenguaje y mentalidad. Un joven no se pregunta, por ejemplo, si “María es el icono escatológico de la Iglesia”. Animados por este dato, empezamos a trabajar con un equipo de 50 jóvenes para comprender cuáles son las preguntas que se plantean, y con la ayuda de algunos teólogos, se fueron dando respuestas y explicaciones en un lenguaje más cercano a los jóvenes. YouCat además da importancia a la imagen, a través de dibujos, fotos, etc… Al mismo tiempo, los jóvenes encontrarán allí toda la fe de la Iglesia católica.

Díganos qué preguntas, por ejemplo, se hacen los jóvenes y recoge este Catecismo.

«Una pregunta que los jóvenes se plantean es: “¿Por qué la sexualidad antes del matrimonio para un católico no es posible?” Es importante dar una explicación, no sólo de modo formal sino también con argumentos convincentes».

Un reto valiente…

«Pienso que YouCat se convertirá en un bestseller. Además de su distribución entre los jóvenes que participen en la JMJ, será una instrumento útil en la catequesis de Primera Comuniín, de Confirmación, para la enseñanza de la religión en las escuelas, y para todos los eventos relacionados con los jóvenes. Hoy vivimos en una sociedad que ya no es cristiana, sino que se configura como una sociedad “secular”, y YouCat responde a los interrogantes que nacen en este contexto. Es un texto importante, porque la edad que va de los 14 a los 20 años, que es la destinataria preferente de YouCat, es donde se desarrollan las decisiones más importantes en el ámbito de la fe».

Además de la parte doctrinal del catecismo, podemos encontrar en el texto algunos testimonios. ¿Por qué?

«Es importante que un texto de la fe de la Iglesia sea un texto teórico, pero hemos recogido también citas de santos, de filósofos, y también de no cristianos, para que los jóvenes vean que la fe está bien enraizada en la humanidad y en la historia».

A propósito del testimonio, el papa invita en el prefacio a que los jóvenes los estudien y lean con los amigos también a través de las redes sociales. ¿Una utopía?

«No, pienso que el prefacio del Papa dice algo muy importante, y ha animado desde el primer momento este proyecto. Esperemos que muchos jóvenes acojan este reto leyendo este texto y encuentren así la ocasión para explicar después la fe a sus coetáneos y a los propios padres.

«¡Estudiad el Catecismo con pasión y perseverancia! ¡Sacrificad vuestro tiempo para ello! Estudiadlo en el silencio de vuestra habitación, leedlo en dos; si sois amigos, formad grupos y redes de estudio, intercambiad ideas en internet […] Debéis conocer vuestra fe con la misma precisión que un especialista de informática conoce el sistema operativo de un ordenador; debéis conocerlo como un músico conoce la pieza a interpretar; sí, debéis estar muy profundamente arraigados en la fe de las generaciones de vuestros padres para poder resistir con fuerza y decisión a los retos y tentaciones de su tiempo».

Si haces clic AQUÍ, puedes leer y descargarte algunas páginas de la edición de YouCat (en inglés).

¿Raritos?

Hace unos días llegó a mis manos este video. Los protagonistas del mismo son un grupo de jóvenes de Barcelona llamados “Jóvenes de san José”:

En su página web, se presentan de este modo:

Desde hace un tiempo llevamos un proyecto entre manos: ayudar a la gente que duerme en las calles de Barcelona. La idea surgió de un grupo de jóvenes, que decidimos no salir un sábado y emplear el dinero que íbamos a gastar en ayudar a los pobres. Entre todos llenamos una furgoneta de comida y decidimos ir a repartir comida a los pobres que viven en las calles de Barcelona. Lo que empezó siendo un reparto de comida a unas 25 personas se ha convertido en un reparto a unas 120 personas cada 15 días.

En resumen: un grupo de jóvenes que decidieron no salir los sábados a hacer botellón y emplear el dinero que no se gastan en alimentar a mendigos que duermen por las calles de Barcelona.

¿Que no salen los sábados? ¿Que no hacen botellón? ¿Que rezan? Pues eso, unos raritos, unos frikis. En Granada les llamarían “fachas”…

Pues bien, el papa Benedicto XVI lleva tiempo repitiendo una idea: que el futuro de la sociedad occidental está en manos de las minorías creativas, y que la misma Iglesia, dejando atrás los tiempos de la cristiandad, está llamada a ser una minoría creativa.

La primera vez que el Papa lanzó esta propuesta fue en 2008, a bordo del avión que le conduciría al país más secularizado de Europa, la República Checa, donde el 59% de la población es agnóstica o atea. El pontífice respondía así a la pregunta de un periodista, acerca del futuro de la Iglesia y la religión en ese país:

Yo diría que las minorías creativas determinan el futuro y, en este sentido, la Iglesia católica debe comprenderse como minoría creativa que tiene una herencia de valores que no son algo del pasado, sino una realidad muy viva y actual. La Iglesia debe estar presente en el debate público, en nuestra lucha por un auténtico concepto de libertad y de paz. De este modo puede contribuir en los diferentes sectores.

Queridos chicos del grupo “Jóvenes de san José”: no sois unos raritos, ni unos frikis, ni unos fanáticos. Sois minoría creativa, sois semilla de una sociedad nueva, sois lo mejor que hay en España.

Ha sucedido en Inglaterra, pero podría haber sucedido en cualquier rincón de una Europa asolada cada vez más por el laicismo intolerante y el relativismo cultural. El protagonista de esta historia ha sido Colin Atkinson, feligrés de una iglesia pentecostal y electricista de 63 años que trabaja para para la Wakefield and District Housing (WDH), una agencia de alquiler financiada con fondos públicos en Gran Bretaña.

Los hechos tuvieron lugar en los días de la Semana Santa y ha sido provocado por un pequeño objeto religioso realizado por el propio Colin con hojas de palma. El señor Atkinson ha sido sometido a un expediente disciplinar y corre el riesgo de quedar en el paro por haber tenido la osadía de exhibir en la furgoneta una cruz hecha con hojas de palma de una dimensión no mayor de 20cm.

La WDH tiene una política empresarial totalmente orientada a lo políticamente correcto: desde la adhesión incondicional a los temas ecológicos y las campañas anti-discriminación, hasta “abrazar todo tipo de diversidad, reconociendo los múltiples beneficios que conlleva“, como podemos leer en su página web. Desgraciadamente, este populismo vale sólo para los gays y no para los trabajadores cristianos como Colin Atkinson. De hecho, para los directivos de la WDH el pobre electricista ha tenido la osadía de violar la férrea politica empresarial marcada por la neutralidad en relación con las opiniones y convicciones personales de los dependientes. No importa que Denis Doddy, el jefe de Atkinson, exhiba en su oficina un gran póster del Che Guevara, los dependientes musulmanes muestren versos del Corán sobre el salpicadero del coche de la empresa y las mujeres musulmanas vistan el burka durante el horario de trabajo.

Todo empezó quince meses atrás cuando uno de los capataces le dijo que quitara el crucifijo de la furgoneta. Atkinson quiso saber en base a qué reglamento interno emitía esa orden, pues en 14 años nunca tuvo problemas. Se descubrió que, en efecto, no había ningún reglamento, y que nadie había dicho nada ante los símbolos expuestos por sus compañeros musulmanes o sikhs, ni tan siquiera ante el póster del Ché Guevara exhibido en el despacho de su jefe.

Jayne O’Connell, una directiva encargada de Igualdad en la empresa, se ha justificado diciendo: “La WDH adopta una política de neutralidad absoluta. Hoy día existen distintas creencias y nuevas culturas emergentes. Por eso es preciso respetar todas las opiniones religiosas“.

Lo que la señora O’Connell desconoce es que los musulmanes, sikh e hindúes no se sienten ofendidos por el comportamiento del electricista cristiano, sino que, por el contrario, han expresado su plena solidaridad con él. Ghayasuddin Siddiqui, exponente del Instituto Musulmán, después de asegurar que no ve nada de malo en el hecho de que un cristiano exponga un símbolo de su propia fe, ha invitado a ser más respetuosos con los sentimientos religiosos ajenos. Iranjan Vakhaira, presidente dell’Hindu Charitable Trust de Leeds, ha sido más tajante: “La cruz no ofende a nadie, así que los jefes se han equivocado de un modo evidente”.  Un portavoz del Sikh Education Council ha insistido: “Los sikhs creemos en la libertad de expresión y de opinión, cuando se ejercen con respeto“. Y puesto que el señor Atkinsons ha expresado su fe “con respeto y sin ofender a nadie“, los sikh le han prestado su total apoyo y solidaridad.

Como asegura Diego Contreras en su blog “La Iglesia en la prensa“, a estas alturas parece un dato comprobado que las polémicas en Europa sobre la exposición pública de símbolos religiosos cristianos no las promueven los seguidores de otras religiones sino los militantes de corrientes ideológicas que postulan, como si fuera un credo religioso, la desaparición de esos símbolos de la esfera pública. Así pues, son gentes que pretenden imponer a todos su propia visión, que consiste no en el pluralismo de símbolos, sino en la supresión de símbolos.

Como respuesta, la empresa emitió una nueva regla: todos los símbolos personales deben ser quitados de las camionetas. Con lo que no contaba la empresa fue con la reacción popular: Atkinson fue invitado a muchos programas de televisión y en algunos sondeos realizados en directo el 100 % del público votó a su favor. Se demostró que no era ningún fanático ni anti nada. “Nadie se quejó nunca, ni mis colegas ni mis clientes”. Atkinson fue víctima de un ataque de “corrección política” que sufrió su capataz, y los otros jefes. Al final, como buenos británicos, supieron recobrar el sentido común. Y el electricista inglés dio a todos una lección de laicidad de la buena, la inclusiva, defendiendo con tenacidad su derecho a la libertad religiosa.

Los dos días pasados en Roma han sido de muchos encuentros, emociones y experiencias: reencuentros, paseos por lugares llenos de significado, vuelta a saborear el delicioso café de Sant’Eustachio o la pizza de La Montecarlo…

Además, debo reconocer que el ambiente en la ciudad eterna ha sido fantástico: Roma estaba a rebosar de peregrinos que habían acudido a la beatificación de JP2, y en su calles y sobre todo en sus iglesias se podía respirar la fe y el agradecimiento del Pueblo de Dios hacia el que ha sido su pastor durante 26 años: Juan Pablo II.

A continuación, cuelgo algunas fotos que reflejan el ambiente de Roma estos días. Las primeras son fotografías de gran calidad tomadas por el periódico del Vaticano, L’Osservatore Romano durante la beatificación de JP2.

Esta fotografía la tomé en el encuentro de blogueros. Es el portavoz del Vaticano, el p. Federico Lombardi.

En esta fotografía aparezco con el sacerdote holandés el p. Roderick Vonhögen, pionero en la evangelización a través de Internet y responsable de la página web SPQN. Detrás,de perfil,  Sandro Magister, uno de los más grandes.

Al terminar el encuentro, un grupo importante de los blogueros de lengua inglesa organizó una animada velada de intercambio y conocimiento mutuo, en una cervecería cercana a San Pedro. Allí pude conocer a Lisa Hendley, del blog Catholic Mom, a Thomas Peters, de Catholic Vote, y a Rocco Palmo, con quien aparezco en la foto, de Whispers in the Loggia.

El martes día 4 aproveché para visitar la basílica de san Pedro y depositar todas las intenciones de oración que me habíais entregado ante la tumba del beato Juan Pablo II, que ya había sido trasladado a su nuevo emplazamiento, en la capilla de san Sebastián, entre la Piedad de Miguel Ángel y la capilla del Sagrario. La marea humana hacía casi imposible detenerse más de unos momentos, pero aún así confío en haberme acordado de todo y de todos.

El mismo martes recibí una invitación para realizar una entrevista en radio Vaticana, junto a otros dos blogueros de habla hispana, Andrés Beltramo y Dani Pajuelo. La imagen recoge en momento en el que somos entrevistados por el responsable de contenidos para España y América Latina, José Antonio Varela Vidal. En cuanto tenga el audio de la entrevista, lo colgaré en el blog.

Esto es todo, amigos.

Desde el momento mismo de su elección, Juan Pablo II ha sido un papa fuera de lo común. Para los cristianos de mi generación, su figura ha sido una fuente constante de inspiración y uno de los personajes de mayor talla de todo el siglo XX por su defensa acérrima de la dignidad humana y la libertad religiosa.

Hay figuras que, a medida que pasa el tiempo, se hacen más grandes. La de Juan Pablo II es una de ellas. Desde hoy en el cielo tenemos un intercesor más, un amigo más. Gracias, Karol, por acercarnos a Dios. Gracias por ayudarnos a vivir con esperanza.

Desde este humilde rincón, queremos tributarle nuestro propio homenaje. Por eso hemos colocado en la iglesia de santa Eugenia un retrato de Juan Pablo II y desde este blog nos unimos al acontecimiento feliz de su beatificación en Roma.

A %d blogueros les gusta esto: