Category: Pastoral de la Salud


Anuncios

Hungría aprueba una Constitución pro vida que reconoce las raíces cristianas del país

El pasado 18 de abril entró en vigor una nueva Constitución en Hungría, aprobada por casi todas las fuerzas políticas presentes en el Parlamento (262 votos a favor y 44 en contra).

La nueva carta magna habla de Hungría como una nación “fundada sobre los valores cristianos“, y recuerda el papel crucial desempeñado por san Esteban en la historia del país, bajo cuyo mandato los pueblos magiares se convirtieron al cristianismo:  «Estamos orgullosos de que hace mil años nuestro rey  san Esteban haya fundado el estado húngaro sobre cimientos sólidos, haciendo de nuestro país parte de la Europa cristiana, y reconocemos el rol que el cristianismo ha tenido en la conservación de nuestra nación». Además, la Constitución consagra el valor de la vida, a proteger desde la concepción. Otro importante añadido es la promoción de la familia, entendida como la unión en matrimonio entre un hombre y una mujer.

La Unión Europea, tan democrática y respetuosa con las decisiones autónomas de los estados miembros, ha ejercido tremendas presiones durante el proceso de elaboración de la Constitución para que dichos “valores” fuesen eliminados del proyecto de carta magna, acusando a los húngaros de querer promover visiones discriminatorias y oscurantistas. Sin embargo, se ha demostrado que no existe en la Constitución húngara ninguna violación de los tratados y de la normativa comunitaria, y la Comisión Europea ha tenido que dar luz verde a la aprobación del texto, desoyendo las presiones constantes de los lobbys laicistas y feministas.

Tras la aprobación de la Constitución, se ha desencadenado el histerismo entre las élites europeas de Bruselas que tratan de promover el relativismo ético y una Europa sin raíces, lanzando todo tipo de acusaciones a las autoridades húngaras: homofobia, nacionalismo, discriminación, intolerancia, autoritarismo, fundamentalismo religioso, lejanía respecto a los verdaderos valores europeos…

Por si no bastara la osadía de los húngaros al aprobar una Constitución sin consultar o doblegarse a los dictados de los burócratas de Bruselas, la gota que ha colmado el vaso ha tenido lugar el pasado mes de mayo. El gobierno de Budapest ha puesto en marcha una campaña financiada con fondos europeos que tiene como objetivo favorecer la natalidad y luchar contra el aborto promoviendo la adopción de los niños. El lema de dicha campaña es: ¡Hadd Eljek! ¡Déjame vivir!

La Comisaria Europea de Justicia, la luxemburguesa Viviane Reding del Partido Popular Social Cristiano (-lo de cristiano es un decir-), ha dicho que la campaña “va contra de los valores europeos”.

En contra de los valores europeos…

De pronto, Viviane Reding ha dicho que los fondos de la Unión Europea no pueden usarse para campañas pro vida o contra el aborto: “esta iniciativa no está en la línea con los proyectos presentados por las autoridades húngaras para recibir fondos de Bruselas. Los estados miembros no pueden usar fondos comunitarios para hacer publicidad contra el aborto. Por eso la Unión Europea ha solicitado a Budapest la retirada de todos los carteles de la campaña, si no quiere sufrir sanciones financieras“. Y termina con una sutil amenaza: “Pondremos en marcha procedimientos para liquidar el acuerdo, y sacaremos las conclusiones oportunas, también en términos financieros“. Por si no se ha entendido aún, la eurodiputada socialista francesa Sylvie Guillaume lo deja bien claro: “Usar los fondos de la Unión Europea para promover campañas anto-aborto es un abuso, incompatible con los valores europeos”.

¿De dónde partieron las denuncias contra la campaña húngara?

El pasado 28 de mayo se celebró la Jornada Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, en la cual dos importantes lobbys abortistas, el European Women’s Lobby (EWL) y Planned Parenthood Federation European Network publicaron un comunicado de prensa en el cual se denunciaba la recién nacida Constitución húngara, que entrará en vigor el 1 de enero de 2012. Según estas organizaciones, la carta magna húngara es culpable de lesionar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Pero ¿qué dice en realidad la Constitución húngara que ponga tan furiosas a las feministas abortistas? El artículo denunciado es el segundo, que reza: “Todos los ciudadanos tienen derecho a la vida y a la dignidad humana. La vida del feto es un bien a proteger desde la concepción“. Eva Fager, vicepresidente del EWL, ha suplicado la intervención de Bruselas contra Budapest en estos términos: “Esperamos que la Unión Europea controle atentamente a cada uno de los estados miembros y actúe para asegurar el respeto de los derechos humanos de las mujeres, incluidos los sexuales“. Elisabeth Bennour, de la multinacional abortista Planned Parenthood, contrataca: “La respuesta a estos ataques debe venir de todos los que creen que las mujeres tienen un derecho inalienable al propio cuerpo, en una sociedad igualitaria, democrática y secular “.

En definitiva, lo sucedido en Hungría ha obligado a los vértices de la Unión Europea a quitarse la máscara: los verdaderos o presuntos derechos que se quieren promover son sólo los de las personas ya nacidas, y quien dicta la agenda política en Europa hoy es el feminismo radical, con las reivindicaciones libertarias del 68.

Curiosamente, los grandes medios de comunicación han guardado un sospechoso silencio sobre el caso, que hemos conocido sólo a través de algunas webs extranjeras y asociaciones civiles como Hazte Oír. En definitiva, todo esto lo tendremos presente en las próximas elecciones al Parlamento Europeo.

Un nuevo estudio científico titulado “Health benefits of Christian faith” (Beneficios de la fe cristiana para la salud), indica que  aquellos que creen en Dios viven generalmente una vida más sana, y pueden incluso llegar a vivir hasta 14 años más. Lo han puesto en evidencia los investigadores ingleses del Christian Medical Fellowship, una institución que reúne 4350 médicos e investigadores y 980 estudiantes de medicina, a través de un metanálisis, es decir, el estudio de todas las investigaciones publicadas sobre un cierto tema.

El 81% de los estudios publicados demuestra que los cristianos afrontan mejor la enfermedad, se recuperan más rápidamente y están protegidos en mayor medida de futuras enfermedades. Los doctores Alex Bunn y David Randall han declarado: “La investigación publicada sugiere que la fe se puede asociar a una mayor duración de la vida y a una amplia gama de beneficios para la salud. De un modo especial, la fe se puede asociar a una mejor salud mental“. El análisis se ha basado en más de 1.200 estudios y 400 recensiones. Los beneficios de la fe cristiana sobre la salud se pueden resumir en los siguientes:

  • Bienestar psicológico y físico;
  • Felicidad y satisfacción de vida;
  • Esperanza y optimismo;
  • Tener una meta y un significado en la vida;
  • Mayor autoestima;
  • Mejor adaptación al luto;
  • Una red de relaciones sociales mayor y mejor, y menos soledad;
  • Niveles inferiores de depresión y recuperación más rápida en caso de sufrir depresión;
  • Tasas más bajas de suicidio;
  • Menor ansiedad;
  • Menor psicosis y tendencias psicóticas;
  • Niveles más bajos de alcoholismo y drogadicción;
  • Menores niveles de delincuencia;
  • Mayor estabilidad y satisfacción conyugal.

El reverendo Ewan Aitken, de la iglesia de Escocia, ha comentado los resultados diciendo: “Estas conclusiones refuerzan la idea de que la experiencia religiosa es positiva. Se percibe en términos de actitudes de vida y en el modo en que se afrontan las dificultades. Creo que hay una relación clara entre fe y buena salud“.

La noticia ha aparecido en grandes medios como Times of India y News.Scotsman.

La parroquia de Becerril de Campos está organizando una peregrinación al santuario de Lourdes, en Francia, los días 14, 15 y 16 de junio de 2011. Dicha peregrinación tiene como objetivo celebrar el final del curso, fortalecer los lazos de comunión entre los miembros de la parroquia y favorecer una experiencia de fe en uno de los santuarios marianos más importantes del mundo, el santuario de Lourdes.

El programa de la peregrinación y la información práctica acerca de la misma la pueden leer y descargar haciendo clic AQUÍ.

El precio total, en el que se incluye el transporte, el alojamiento en un hotel de 3***, las comidas, un seguro de viaje y una bolsa del peregrino, asciende a 265€ por persona en habitación doble (60€ más si se desea una habitación individual).

La peregrinación partirá la mañana del día 14 de Becerril de Campos, hará escala en San Sebastián, donde comeremos, y llegará a última hora de la tarde a Lourdes. La jornada del día 15 se dedicará por completo a la peregrinación en el santuario, participando en la misa internacional en la basílica subterránea, en la procesión eucarística de los enfermos y en la procesión nocturna de las antorchas. Visitaremos también, como es obvio, la gruta de las apariciones y los lugares donde vivió Bernardette Soubirous.

El regreso será durante el día 16 de junio, aunque antes de partir del santuario pretendemos celebrar la eucaristía en la gruta de las apariciones (es preciso confirmarlo aún). Haciendo parada para comer en San Sebastián, queremos estar de vuelta a casa por la tarde.

¿Qué hacer para apuntarse?

Al final de la hoja con las informaciones prácticas sobre la peregrinación, que puedes descargar AQUÍ, hay una ficha de inscripción que puedes recortar y entregar en la parroquia de Becerril. Sin embargo, tu inscripción no es formal hasta que no ingreses una entrada de 60€ en la cuenta que la parroquia de Becerril tiene en Caja España. El número de la cuenta es 2096 0310 63 2465691200, y al hacer el ingreso (el resto se pagará más adelante) se debe hacer constar el nombre del ordenante y el concepto “Peregrinación a Lourdes”.

La peregrinación se realizará solamente si hay un mínimo de 35 personas inscritas.

Para conocer más sobre el santuario de Lourdes

“Querido Dios, gracias por el hermanito, pero lo que yo te pedí fue un perro”, “Querido Dios, ¿Los pecados tú también los marcas en rojo como la profe?”, “Querido Dios, si no llegas a extinguir los dinosaurios no habríamos tenido sitio nosotros. Lo has hecho muy bien”, “Querido Dios, no te preocupes por mi. Yo miro siempre a los dos lados antes de cruzar”. Gianluca, Clara, Mauricio y Marco son niños reales que escribieron sus cartas a Dios. Le contaban sus preocupaciones, sus preguntas y sus secretos…

Cartas como estas han servido para inspirar una de las obras cinematográficas más conmovedoras de los últimos tiempos. Se trata de “Cartas a Dios”, una película que, según su distribuidora en España Karma Films, es de aquellas que “¡conquistan al primer minuto! La cinta, que se estrena en España el 15 de abril, cuenta la conmovedora historia de Óscar, un niño de diez años de edad y que padece una enfermedad terminal. Ni los médicos ni sus padres se atreven a contarle la verdad sobre su salud. De esto se percata el pequeño y, furioso, se niega a hablar con nadie, excepto con Rosa, una ex boxeadora. Cuando se acerca la Navidad, ella le sugiere un juego: vivir como si cada día fuesen diez años de su vida y contarle la experiencia a Dios a través de cartas que ella misma enviará. Así nace entre ellos una amistad que cambiará sus vidas.

La crítica cinematográfica ha reconocido el valor de esta película que se encuentra entre las 15 más vistas de Francia.

Para Le Figaroscope, “este cuento es un tesoro de la inteligencia y el corazón (…) una maravillosa aventura”, mientras que para Excessif “cada minuto de la película se convierte en una delicia para el espectador”. No menos elogioso ha sido el director de la Semana de Cine Espiritual, Peio Sánchez Rodríguez,que asegura que se trata de “un inesperado viaje hacia la fe más allá del dolor y la muerte”. La presencia de 60.000 espectadores que acudieron a su estreno galo en un fin de semana respalda la opinión de los entendidos.

Eric-Emmanuel Schmitt es el director y autor del libro en el que está basada la película. Reconocido autor de teatro -premiado en 2001 con el Gran Premio de Teatro de la Academia Francesa por el conjunto de su obra- y escritor de novelas como la conocida ‘El señor Ibrahim y las flores del Corán’, vuelve a dirigir tras su debut cinematográfico con “Odette Toulemonde”, esta historia basada en su novela ‘Oscar y la Dama de Rosa’ protagonizada por Michéle Laroque, Max Von Sydow, Myléne Demoneot y Amira Casar.

Según Schmitt, tanto el libro como la película son un canto a la esperanza ya que “cuando la medicina no puede hacer nada, se puede salvar a las personas con el humor y la imaginación”.

Fuente: Religión en Libertad

El doctor Robert Enright es psicólogo y enseña Psicología de la Educación en la Universidad de Wisconsin. Durante una conferencia sobre neurociencia en Roma, el pasado mes de febrero, ha demostrado que perdonar es bueno también no sólo para la salud espiritual, sino también para la salud psicológica.

Cuando una persona perdona, abandona el dolor de lo que ocurrió, se da cuenta que es más fuerte de lo que pensaba, de que es capaz de levantarse y afrontar de otro modo el problema, de afrontarlo con compasión. Eso hace a las personas más fuertes”.

Robert Enright ha desarrollado un nuevo método terapéutico llamado ACT, que podría traducirse como “Decidirse a Aceptar lo Ocurrido”. Dice que es un método eficaz para aceptar las circunstancias y perdonar.

Si estamos verdaderamente decididos a reducir el resentimiento, nos quitaremos de encima parte del enfado. La psicología muestra cómo, aunque sólo reduzcamos un poco el resentimiento, mejora enormemente la salud mental”.

También intervino el teólogo Robert Gahl, quien sostuvo que los nuevos descubrimientos de la neurología confirman las ideas sobre el perdón de autores clásicos y medievales.

Aristóteles y Tomás de Aquino ofrecen la base filosófica para entender mejor este método de psicoterapia, que es una terapia dirigida al comportamiento y al conocimiento”.

El sacerdote Robert Gahl destacó que por encima de todo el perdón es un acto de amor. Por eso, no puede limitarse a un único gesto. Es una virtud que cada uno debe cultivar. Un desafío para mejorar la salud, toda la vida.

Así que esta Cuaresma, ¡a perdonar! Lo dice no sólo el Evangelio, sino también la ciencia y la psicología.

 

Dedicado a los enfermos de Becerril de Campos, sus familias y aquellos que los cuidan con cariño y generosidad.

 

La Conferencia Episcopal Española ha presentado el 16 de marzo la Campaña por la Vida 2011 que tiene como lema Siempre hay una razón para vivir. Como viene siendo habitual en los últimos años, la Jornada por la Vida se celebrará el 25 de marzo, festividad de la Encarnación del Señor, y tiene como objetivo anunciar que la vida es un don que se nos da y una tarea que se nos encomienda, y que no existe un derecho a la muerte, sino sólo a la vida.

La nota que los obispos han hecho pública en esta ocasión resume lo que se pretende con la campaña: “La vida de cada ser humano es sagrada, y cuidarla es un deber. Sin embargo, existe en la actualidad una oscuridad que lleva a no apreciar la grandeza y belleza de cada vida humana. Esta oscuridad sobre el origen sagrado y la dignidad absoluta de la vida humana se extiende a otros momentos de la existencia de las personas en los que se experimenta la fragilidad. Son muchos los que no descubren que la vida es un bien cuando viene acompañada por enfermedades graves, minusvalías psíquicas o físicas, momentos de pobreza, de soledad, de la debilidad que acompaña el paso de los años o en el momento del ocaso de la propia vida. Cuando la sociedad no sabe dar sentido al dolor o a la fragilidad humana y abandona a las personas a su soledad, los miembros de la Iglesia nos sentimos urgidos para responder con el amor de Cristo y engendrar esperanza en personas que, al sentirse queridas y acompañadas en su sufrimiento o soledad, pueden superar engaños y dolores; es decir, pueden encontrar la razón para vivir”.

Como complemento a la campaña, se ha realizado un vídeo de dos minutos y medio de duración, que nos cuenta de manera alegre y esperanzada que “Siempre hay una razón para vivir”. Lo hace por medio de cuatro historias que se desarrollan de forma paralela: un anciano que se encuentra en un hospital, junto a su hijo; un niño enfermo que recibe un regalo de su familia y amigos; dos personas discapacitadas que muestran gestos de cariño y afecto entre ellos; y una abuela que lee un cuento a sus nietos. La realización técnica del vídeo ha corrido a cargo de la productora “Dos cincuenta y nueve Films” y se ha contado con la participación de actores voluntarios no profesionales.

Todas las iniciativas que se irán desarrollando en torno a la Campaña se articularán en torno a un nuevo sitio web que servirá como punto de encuentro. En www.siemprehayunarazonparavivir.com encontraremos el vídeo y el resto del material de la Jornada por la Vida, como el cartel, el díptico, los materiales para la vigilia de oración o para la eucaristía . La web contará con una sección en la que, tal y como interpela el vídeo, se nos invita a dar la propia razón para vivir y a compartirla con los demás: “Siempre hay una razón para vivir: ¿Cuál es la tuya?”.

La Conferencia Episcopal vuelve a realizar de esta manera una apuesta innovadora de comunicación en el mundo digital, después de la modalidad juvenil de la Campaña del año pasado en la que miles de personas “dieron la cara por la Vida” en las redes sociales, bajo el lema “Es un tú en ti”.

Fuente: Conferencia Episcopal Española

El día 11 de febrero se celebra la Jornada Mundial de Oración por el Enfermo, con ocasión de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. En este día se recuerdan las 18 apariciones de la Virgen María a las afueras de la ciudad de Lourdes, en los Pirineos franceses, a una niña llamada Bernardette Soubirous, en 1858.

Unos años más tarde, las autoridades eclesiásticas permitieron la veneración de la Virgen de Lourdes y desde entonces un río interminable de peregrinos acude todos los años a los pies de la Virgen a agradecer o suplicar algún favor. Con la llegada de las nuevas tecnologías, es posible incluso hacer llegar nuestras intenciones de oración vía email.

Este año la celebración de esta jornada está marcada por las Jornadas Mundiales de la Juventud, de agosto en Madrid. Por eso, el cartel de este día tiene como lema “Juventud y Salud” y está dedicado a los jóvenes enfermos. El santo Padre Benedicto XVI ha escrito un mensaje en el que invita a toda la Iglesia a orar por los enfermos y a mirar a Cristo para descubrir el sentido redentor de la enfermedad y el dolor.

En nuestra parroquia de Becerril de Campos celebraremos la eucaristía del enfermo a las 10.15 en santa Eugenia, y a continuación realizaremos, como todos los viernes, visitas a los enfermos o ancianos que no salen de sus casas, para llevarles el consuelo de la Palabra de Dios, la reconciliación, la comunión eucarística y la cercanía y afecto humanos.

Oración del Enfermo 2011

Señor, te presentamos hoy a todos los jóvenes:

que vivan su salud en plenitud,

te sientan cerca en la enfermedad

y encuentren apoyo en la comunidad.

Señor,

que cuando llegue el dolor o el sufrimiento

vivan el consuelo de la fe

y a las experiencias de muerte

se acerquen con paz y serenidad.

Gracias, Señor, por los jóvenes,

su compañía es fuente de alegría

para los que sufren.

Que en sus vidas te experimenten cercano

para que, unidos todos en ti,

construyamos puentes de solidaridad

y surja, cada día, la estrella de la esperanza.

Amén

El pasado lunes, día 15 de noviembre, los ancianos de la Residencia   “Cristo de san Felices” de nuestro pueblo vivieron un momento de   intensa fe y emoción. Puesto que algunos de los residentes tienen ya   una avanzada edad y otros sufren diversos achaques, las religiosas   que les atienden con paciencia y dedicación, la hermana Aurora y la   hermana Carmen Rodrigo, junto con el párroco, decidieron realizar   una celebración comunitaria del sacramento de la Unción, idea que   fue acogida con gran alegría por todos los enfermos.

La celebración tuvo que realizarse en uno de los pasillos de la     Residencia, a causa del gran número de residentes que quisieron   participar en este momento. Después de algunos cantos y una   pequeña explicación del rito, se proclamó la Palabra de Dios y se inició una homilía dialogada, en la que los ancianos pudieron   expresar sus sentimientos y su confianza de que, también en la   debilidad, la fuerza de Dios es un apoyo firme para sus vidas.

A continuación tuvo lugar el momento más emotivo de todo el acto, la imposición de la Unción, que se llevó a cabo realizando una cruz con el óleo de los enfermos sobre la frente y la palma de las manos   de los ancianos.

Tras la recepción del sacramento, los participantes pudieron renovar su confianza en la gracia de Dios, que acompaña en los momentos más cruciales de la vida, y no está ausente tampoco en la debilidad y el ocaso.

“¿Alguno de vosotros enferma? Haga llamar a los presbíteros de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor, y la oración de la fe salvará al enfermo y el Señor le aliviará, y los pecados que hubiere cometido le serán perdonados”. Carta de Santiago 4, 14-15

El próximo viernes 12 de noviembre, a las 6 de la tarde, la Residencia de Ancianos “Cristo de san Felices”, de nuestro pueblo, será el escenario elegido para la celebración del sacramento de la Unción de Enfermos con sus residentes.

En dicha residencia se encuentran un grupo de 40 ancianos, que con fe, alegría y espíritu fraterno tratan de sobrellevar los achaques de la edad y, en algunos casos, la enfermedad. Con la ayuda de los trabajadores, los familiares y algunos voluntarios, como la hermana Aurora y la hermana Carmen, las monótonas jornadas se hacen más llevaderas.

Mediante la celebración del sacramento de la Unción, la Iglesia pide para el enfermo o anciano la salud de alma y cuerpo. A través de la oración, la lectura de la Palabra de Dios y la recepción del aceite bendecido en la frente y las manos, el enfermo se une más íntimamente a la Pasión de Cristo, obtiene consuelo, paz y ánimo, el perdón de los pecados (si no ha podido obtenerlo por el sacramento de la reconciliación), restablece la salud corporal (si conviene a la salud espiritual) y se prepara para el paso a la vida eterna.

Antes del concilio Vaticano II, este sacramento se conocía como “Extrema Unción“, y se administraba únicamente el peligro inminente de muerte. Actualmente el sacramento se puede recibir las veces que sea necesario, y no sólo en caso de peligro de muerte, sino siempre que la persona se encuentre en situación de enfermedad o edad avanzada.

Todo los feligreses de Becerril que quieran hacerlo pueden participar, aunque más adelante habrá una celebración comunitaria del sacramento de la Unción en la iglesia de santa Eugenia para todos (se avisará oportunamente).

Asimismo, si algún enfermo desea recibir el sacramento de la unción en sus hogares o la comunión, debe simplemente solicitarlo en la parroquia o por correo electrónico parroquiadebecerril@hotmail.es, y el equipo de Pastoral de la Salud lo visitará en breve.

A %d blogueros les gusta esto: