Category: Patrimonio Artístico


Becerril de Campos estará en la mano de todos los españoles. Una tabla del museo de santa María, la Adoración de los Magos, aparecerá en el décimo de lotería del Niño que se sorteará el 5 de enero de 2012. La noticia se hizo pública algunas semanas atrás, quedando reflejada en el Diario Palentino del 23 de junio. Pero no ha sido hasta el pasado sábado día 2 cuando la Televisión de Castilla y León se acercó hasta nuestro pueblo para realizar un reportaje, que encabeza esta entrada.

Becerril estará en la manos de todos los españoles; esperemos que el pueblo de este modo sea más conocido, el museo más visitado y quién sabe si la suerte se detiene entre nosotros.

Anuncios

En el siglo XV, en una pequeña aldea cercana a Nürenberg, vivía una familia con 12 hijos. Para poner pan en la mesa para todos, el padre trabajaba casi 18 horas diarias en las minas de carbón, y en cualquier otra cosa que se presentara. Dos de sus hijos tenían un sueño: querían dedicarse a la pintura. Pero sabían que su padre jamás podría enviar a ninguno de ellos a estudiar a la Academia. Después de muchas noches de conversaciones calladas, los dos hermanos llegaron a un acuerdo. Lanzarían al aire una moneda, y el perdedor trabajaría en las minas para pagar los estudios al que ganara… Al terminar los estudios, el ganador pagaría entonces los estudios al que quedara en casa con la venta de sus obras. Así, los dos hermanos podrían ser artistas.

Lanzaron al aire la moneda un domingo al salir de la iglesia. Uno de ellos llamado Alberto Durero, ganó y se fue a estudiar a Nüremberg. Entonces, el otro hermano comenzó el peligroso trabajo en las minas, donde permaneció durante los siguientes cuatro años para costear los estudios de su hermano, que desde el primer momento fue toda una sensación en la Academia. Los grabados de Alberto, sus tallados y sus óleos llegaron a ser mucho mejores que los de muchos de sus profesores, y para el momento de su graduación, ya había comenzado a ganar considerables sumas con las ventas de su arte.

Cuando el joven artista regresó a su aldea, la familia Durero se reunió para una cena festiva en su honor. Al finalizar la memorable velada, Alberto se puso de pie, y propuso un brindis por su hermano querido, que tanto se había sacrificado trabajando en las minas para hacer sus estudios una realidad. Y dijo:

– “Ahora, hermano mío, es tu turno. Ahora puedes ir a Nüremberg a perseguir tus sueños, que yo me haré cargo de todos tus gastos.”

Todos los ojos se volvieron llenos de expectativa hacia el rincón de la mesa que ocupaba su hermano. Pero éste, con el rostro empapado en lágrimas, se puso en pie y dijo suavemente:

– “No, hermano, no puedo ir a Nüremberg. Es muy tarde para mí. Estos cuatro años de trabajo en las minas han destruido mis manos. Cada hueso de mis dedos de ha roto al menos una vez, y la artritis en mi mano derecha ha avanzado tanto que hasta me costó trabajo levantar la copa durante tu brindis. No podría trabajar con delicadas líneas el compás o el pergamino, y no podría manejar la pluma ni el pincel. No, hermano, para mí ya es tarde. Pero soy feliz de que mis manos deformes hayan servido para que las tuyas ahora hayan cumplido su sueño.”

Han pasado casi 500 años desde ese día. Hoy los grabados, óleos, acuarelas, tallas y demás obras de Albretch Durero pueden ser vistos en museos alrededor de todo el mundo. Pero seguramente usted, como la mayoría de las personas, sólo recuerde uno. Seguramente hasta lo tenga en su oficina o en su casa. Es el lienzo en el que un día, para rendir homenaje al sacrificio de su hermano, Alberto Durero dibujó las manos maltratadas de su hermano, con las palmas unidas y los dedos apuntando al cielo. Llamó a esta poderosa obra simplemente “Manos” pero el mundo entero abrió de inmediato su corazón a su obra de arte y se le cambió el nombre por el de “manos que oran”.

La próxima vez que veas una copia de esa obra, mírala bien. Y ojalá que sirva para que, cuando te sientas demasiado orgulloso de lo que haces, y muy lleno de ti mismo, recuerdes que en la vida ¡nadie nunca triunfa sólo!

Becerril se mueve para defender y promover su patrimonio. Al menos es lo que cabe deducir de la iniciativa que surgió el pasado mes de abril y que implica a más de 50 vecinos del pueblo que integran el llamado “Voluntariado de santa María”, un grupo de voluntarios que ofrece su tiempo y cualidades para mantener abierto el museo de santa María.

Después de recibir algunas instrucciones prácticas y teóricas, los voluntarios se organizan por turnos para que todos los turistas que se acercan hasta Becerril de Campos puedan disfrutar de una de las mayores joyas del pueblo: el museo de santa María, que a pesar de albergar valiosísimas obras de Pedro Berruguete, Alejo de Vahía y Juan de Juni, es un desconocido en Palencia y el resto de España.

La experiencia, que ha cumplido este fin de semana su primer mes en marcha, está resultando hasta el momento altamente satisfactoria, en opinión de los voluntarios -en su mayoría jubilados pero también amas de casa y trabajadores- y de los visitantes. Su generosidad, disponibilidad y amor por su pueblo ha hecho posible que el museo, que atravesaba por una situación económica difícil, pueda afrontar el futuro con más esperanza.

¿Qué tesoros guarda el Museo de Santa María?

El museo de santa María recoge parte del patrimonio artístico que pertenecía a las cinco iglesias de Becerril que, a mediados del siglo XX fueron cayendo en la ruina: san Pedro, san Martín, san Miguel, san Pelayo y san Juan. Para custodiar este patrimonio (que en parte ya se había perdido, vendido o extraviado), se cerró al culto la iglesia de santa María en 1971 y en 1995 se creó lo que hoy conocemos como el museo de santa María, con una importante ayuda de la Diputación de Palencia.

Si la iglesia de santa María destaca en relación a otros museos es por su importante fondo de obras renacentistas. En esta época Becerril de Campos fue un centro económico y cultural relevante, que llegó a tener más de 3000 habitantes. En este tiempo sobresale sobre todo la obra de dos autores: el pintor Pedro Berruguete, natural de la vecina Paredes de Nava y el escultor Alejo de Vahía, renano pero que instaló su taller en Becerril, donde residió por una larga temporada.

De Pedro Berruguete destaca el retablo de santa María, que en su día ocupó el altar mayor de la iglesia. En dicho retablo, compuesto por tablas relativas a escenas de la vida de la Virgen, el pintor pudo plasmar alguno de los conocimientos adquiridos en Italia como el dominio de la perspectiva y del retrato. En la parte baja del retablo sobresalen las tablas de los reyes y profetas del Antiguo Testamento que habían profetizado acerca del Mesías y de la Virgen María.

La segunda gran riqueza del museo es la abundancia de obras de Alejo de Vahía, como por ejemplo El Santo Entierro, san Pedro, el Padre Eterno o los Evangelistas.

La iglesia posee, asimismo, una valiosa colección de orfebrería y otras interesantes obras como La Virgen con el Niño de Juan de Juni, el antiguo retablo de la iglesia de san Miguel o algunas pinturas flamencas.

El museo está abierto los fines de semana de 11.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.00, y en los meses de verano (julio-septiembre), todos los días a excepción de los lunes, en los mismos horarios (11.30-13.30 y 17.00-20.00).

Desde el blog de la parroquia de Becerril invitamos a todos los amantes del arte y el patrimonio a visitar uno de los mejores museos de España situados en el medio rural: nuestro museo de santa María.

El jueves día 7 de abril tuvieron lugar en la parroquia de Becerril dos importantes acontecimientos: por una parte, comenzó la tradicional novena de Nuestra Señora de los Dolores, antesala de la Semana Santa.

La cofradía de los Dolores ha sido la encargada de preparar la imagen de Nuestra Señora, que desde su rincón contempla a todos sus hijos de Becerril, y escucha y acoge todos nuestros dolores. La novena se clausurará el viernes día 15 de abril, con la celebración solemne de la eucaristía a las 12 del mediodía.

El mismo jueves se proyectó en la parroquia, en el marco de las charlas cuaresmales, la película “A Prueba de Fuego“, seguida por un numeroso público y orientada especialmente a los matrimonios y parejas.

En ella vemos cómo un joven matrimonio, tan solo llevan 7 años casados, se enfrenta al “incendio” de su matrimonio.El clima de desconfianza, la falta de comunicación, las continuas peleas gritos, indiferencias y faltas de respeto,… se hacen tan insoportables que se plantean la “solución” del divorcio.

¿Qué ha fallado? ¿Por qué? Ninguno de los dos encuentra respuestas a estas preguntas. Al contrario, no entienden cómo, si cada uno de ellos es querido por sus padres, respetado por sus amigos, y, sobretodo valorado como buen profesional en su lugar de trabajo, no es tratado igual por la persona con quien convive en su misma casa. ¿Qué sentido tiene estar casados?, se preguntan.

Sin embargo, todo cambia el día que el padre de él, enterado de la situación, le pregunta: ¿Quieres salvar tu matrimonio? ¿Cuánto estás dispuesto a sacrificar para ello? Entonces le pide un favor: Durante 40 días debe cumplir los retos que le plantea el “Desafío del Amor” en cada una de sus páginas. Un libro que comienza así: “Hijo mio, este viaje de cuarenta días no puede tomarse a la ligera.

Es un proceso desafiante y a menudo difícil, pero también es increíblemente satisfactorio… Si estás dispuesto a comprometerte cada día durante cuarenta días, los resultados podrían cambiar tu vida y tu matrimonio. Considéralo como un desafió, de parte de quienes lo aceptaron antes que tu. No te quepa duda: deberás ser valiente. Si aceptas este desafío, debes saber que en lugar de seguir tu corazón, decides guiarlo. El mundo te dice que sigas a tu corazón, pero si tú no lo guías, alguien o algo lo hará por ti.

Estos son los 40 puntos, uno por día, del “Desafío del Amor”, que siguió el protagonista de “A Prueba de Fuego”:

Recuerda, tienes la responsabilidad de proteger y guiar tu corazón. No te des por vencido ni te desalientes. Decide guiar tu corazón y llegar hasta el final. Aprender a amar de verdad es una de las cosas más importantes que harás en tu vida”.

Esta película ha salvado matrimonios. A otros tantos les ha dado esperanzas y a no pocos el ánimo necesario para comenzar el proceso de sanación. Pero la cinta no es sólo para «salvar» matrimonios. También es para esposos felices y recién casados pues muestra la belleza de la unión, de la paciencia y de la comprensión. Y desde luego un film para novios que quieren afrontar con fe, esperanza, amor y realismo su futuro matrimonio. Y, por último, también para quienes desean pasar un buen momento con una película que vale la pena ver.

Finalmente, destacar que el lunes 5 de abril se produjo una rueda de prensa en el Obispado de Palencia, en la cual se presentaron las obras palentinas que se expondrán en las Edades del Hombre que tendrán lugar en Medina del Campo y Medina de Rioseco del 3 de mayo hasta noviembre de 2011, con el título de “Passio”. Pues bien, en esta rueda de prensa el delegado diocesano de Patrimonio, D. José Luis Calvo Calleja, aprovechaba para lanzar la idea de crear una exposición temática en Becerril de Campos, cuyo patrimonio artístico merece una especial atención.

Una treintena de firmas puja por santa Eugenia de Becerril“: así titulaba el pasado 16 de marzo el Diario Palentino, y el lector podía llevarse a error pensando que la iglesia de santa Eugenia estaba a la venta. Afortunadamente, nada más empezar a leer el artículo, descubríamos que el reportero se refería en realidad a las obras de restauración de la cubierta de nuestro templo, a cuyo concurso se han presentado, según el alcalde Mario Granda, ventisiete empresas, en espera de que la Junta de Castilla y León elija el mejor proyecto y puedan iniciarse las obras, que tienen una duración prevista de 12 meses y un presupuesto de 265.774 €.

Puesto que santa Eugenia no está a la venta, ¡que se la lleve la empresa que deje la iglesia mejor y más bonita!

Aprovechando la fiesta de san Blas, se acercó a nuestro pueblo un equipo del Canal 7 de la Televisión de Castilla y León para comprobar si, como dice el refrán popular, es cierto que hay que esperar hasta san Blas para ver la cigüeña o, por el contrario, éstas se han convertido en unas vecinas más de Becerril.

Lo cierto es que, a causa del cambio climático y de la abundancia de alimento en los basureros cercanos, las cigüeñas no tienen ya necesidad de pasar el invierno en latitudes más benignas. La consecuencia de todo ello se refleja de modo muy especial en lo que se ha convertido su morada fija, el tejado de nuestras iglesias. Así, en Becerril se Campos se contabilizan más de 60 aves que realizan sus nido sobre las cubiertas de santa Eugenia, san Miguel, san Martín y san Pedro, ocasionando graves desperfectos, goteras, desprendimientos y acumulación de basuras.

Concretamente en santa Eugenia, las grandes goteras que pueden observarse en los pies del templo y en la nave izquierda se deben a la actividad de las cigüeñas, que han removido las tejas, provocando que el agua de la lluvia y la nieve se filtre hacia el interior de la iglesia y ocasione caídas de yeso y el deterioro de la estructura, poniendo en peligro incluso la integridad de las personas que participan en las celebraciones religiosas.

Los feligreses de la parroquia de Becerril no nos oponemos a las cigüeñas, sino que creemos que la protección del medio ambiente es compatible con la protección del patrimonio religioso, artístico y cultural.

Agradecemos a Juanma y Víctor, de Televisión Castilla y León-Canal 7, por su interés y amabilidad, y a todos los vecinos que han querido participar en la realización de este pequeño reportaje.

Si el 25 de enero el Diario Palentino dedicaba su contraportada a la noticia de la licitación de las obras del tejado de santa Eugenia, al día siguiente fue el Norte de Castilla quien se hacía eco de la noticia, que apareció publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) el 24 de enero de 2011.

El autor del artículo ha tenido acceso, al parecer, al informe técnico de la Junta de Castilla y León, ya que describe detalladamente algunos de los desperfectos que sufre el templo:

  • Goteras y filtración de agua, tanto en el volumen principal como en la torre y en la sacristía.
  • En el volumen principal, se encuentra en mal estado la capa de cubrición, con teja rota y desplazada, obstrucción de canales y líneas de evacuación del agua. Se debe a la presencia masiva de aves en la cubierta y en el espacio bajo cubierta, y se detectan cornisas deterioradas y paramentos con pérdida de material.
  • En la torre, el campanario también se encuentra en mal estado, con presencia de aves, acumulación de agua y suciedad, mientras que en la cubierta hay nidos, tejas movidas y rotas.
  • En cuanto a la sacristía, su cubierta tiene una filtración de agua al interior, con afección a las carpinterías.

Al leer el artículo es posible hacerse una idea de las obras que se llevarán a cabo:

  • Se va a proceder a la reparación de todas las partes deterioradas y sus encuentros con otros elementos. También se ejecutará una limpieza general y la reparación puntual de paramentos, el sellado de vidrieras y carpinterías, la preparación del edificio para su correcto mantenimiento, y la realización de los estudios necesarios para la identificación del origen de las humedades de filtración por el terreno.

Se trata de una obra urgente, ya que el estado de las zonas más castigadas por las goteras y humedades es lamentable. A lo largo de los últimos meses se han desprendido algunos trozos de pintura o yeso de las bóvedas, por lo que cabe esperar que la ruina seguirá avanzando de no intervenir pronto.

No se sabe oficialmente cuándo empezarán las obras, pero esperamos despedir 2011 con la iglesia totalmente reparada y las obras concluidas.

Todos los habitantes de Becerril y feligreses de la parroquia nos felicitamos por esta buena noticia, por la que se ha luchado desde la parroquia y el Ayuntamiento, siempre con el interés y apoyo de todos los vecinos.

Felicitamos a nuestras amigas las cigüeñas por haber realizado sistemáticamente y con tanto empeño su tarea de destrozar el tejado de nuestra parroquia, pero las animamos al mismo tiempo a que se busquen otro hogar puesto que sus días en santa Eugenia están contados.

El día 25 de enero de 2011 el Diario Palentino recogía en su contraportada una noticia largamente esperada en Becerril: la licitación de las obras de restauración en el tejado de la iglesia de santa Eugenia, por un valor de 265.774€ y un plazo de ejecución de 12 meses.

Dicha restauración supone no sólo reparar las humedades presentes en el tejado sino también eliminar la causa que las origina, los numerosos nidos de cigüeña que amenazan la propia estructura y estabilidad de la cubierta. El dinero procederá de la Dirección General de Patrimonio Cultural, de la Junta de Castilla y León.

He aquí la noticia, tal y como la reproducía el periódico local, y cuyo cumplimiento  aguardan impacientes los becerrileños:

A %d blogueros les gusta esto: