Esta entrada va dedicada a todos aquellos padres y madres que tienen la difícil tarea de educar a sus hijos. Educar no es sólo llenar la cabeza de conocimientos, sino sobre todo el corazón de valores.

Y entre los valores, no todos valen lo mismo. Es necesario elegir, priorizar, saber decir no, y a veces, incluso nadar contra corriente:

Y como padres y educadores, el valor del ejemplo supera al de las palabras y los discursos:

Pues eso: los niños hacen lo que ven. También a nivel religioso, no se nos olvide.

Anuncios