El domingo 8 de mayo han tenido lugar en nuestra parroquia de Becerril de Campos las Primeras Comuniones, que han recibido ocho niños: Ariadna, Lara, Silvia, María, Marcos, Miguel, Luis Román y Alberto.

A lo largo de los dos últimos años los niños se han estado preparando en la catequesis semanal en el Monasterio de la Conversión con la hermana Prado, y la última semana ha sido intensa en preparativos, con los ensayos vespertinos en la iglesia, la preparación de la celebración, la distribución de las distintas tareas dentro de la eucaristía y la primera confesión de los niños, que tuvo lugar el viernes 6 hasta altas horas de la noche y en la que también participaron los padres de los niños de la Primera Comunión.

A pesar de que los niños y sus familias se habían preparado a fondo, no sólo en los aspectos exteriores (flores, vestidos, banquete, fotos, video…) sino también en los interiores (fe, oración), los nervios estaban a flor de piel al comienzo de la celebración. En esta entrevista compartieron algunas de sus opiniones y sentimientos minutos antes de la eucaristía:

En esta eucaristía del 3er domingo de Pascua se leyó el evangelio de los discípulos de Emaús, que luego en la homilía sirvió como punto de partida para explicar el sentido y las partes de la eucaristía. A continuación los niños pudieron renovar las promesas de su bautismo, y acto seguido cada uno de ellos leyó una petición de la oración de los fieles.

En el ofertorio, además del pan y el vino, se ofrecieron distintos símbolos como el cuaderno de oración en el que las personas escriben sus peticiones y necesidades, los cuadernos de catequesis de los niños y el icono de la amistad, que nos ha acompañado a lo largo del curso en la celebración de cada sacramento. Además, cada niño presentó una planta, que colocó ante el altar.

El momento culminante y esperado fue la comunión, en la cual los niños recibieron por primera vez a Jesús en la eucaristía y pudieron darle gracias por todos los regalos recibidos, sobre todo el regalo de la vida y la familia. Acogiendo la invitación lanzada por el Evangelio, los niños pidieron a Jesús en su oración: “Quédate con nosotros“, como hicieron los discípulos de Emaús.

La ceremonia terminó con un canto interpretado por los propios niños, acompañados por su catequista Mª del Prado, y una ofrenda floral a la Virgen María.

De este modo finalizó una eucaristía llamada a marcar las vidas de estos niños y sus familias. Ojalá que esta comunión sea la primera de muchas otras, en un camino de fe y seguimiento de Jesús y amor hacia el prójimo.

Por último aprovechamos esta ocasión para compartir un hermoso video en el que el Papa Benedicto XVI se encontró con los niños de Primera Comunión de Italia y respondió sus preguntas y curiosidades.

Anuncios