El Viernes Santo la televisión pública italiana Rai 1 sorprendía a los telespectadores con un programa original, semejante al famoso “Tengo una pregunta para usted”: el Papa respondía a las siete preguntas planteadas por la audiencia: el por qué del mal, del sufrimiento, de la guerra, la posibilidad de la convivencia entre religiones diversas, el valor y la dignidad de la vida humana… (Aquí el texto de las preguntas al Papa y de sus respuestas en castellano).

Se trataba de una apuesta arriesgada por varios motivos: en primer lugar, el Papa es un gran teólogo y no siempre el formato ágil y ligero de la televisión acepta los matices y el ritmo más lento del discurso teológico. Y en segundo lugar, el Papa está acostumbrado a poner sus ideas por escrito, pero no a responder en directo a la cámara.

Sin embargo, el reto fue superado con nota por el pontífice, que de este modo demostró su interés en transmitir la Buena Nueva del Evangelio no sólo a ciertos los círculos culturales y religiosos por medio de sus libros, encíclicas y homilías, sino también al gran público mediante su presencia en los medios de comunicación de masa. Una decisión valiente y evangélica de benedicto XVI.

La presencia de Benedicto XVI en la televisión ha suscitado un enorme interés en todo el mundo, puesto que las agencias de noticias más importantes se han hecho eco del programa: Reuters, Eurovisión, Associated Press… El New York Times ha dedicado un amplio espacio al evento entre sus páginas. Y el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, comentando la noticia, ha dicho: “La decisión del Papa ha sido personal: ha sido él quien decidió participar en este programa, respondiendo a las preguntas de la gente común. La capacidad de Benedicto XVI de dar respuestas simples, limpias y profundas es conocida y es un talento que se le reconoce desde un punto de vista comunicativo. Por lo demás, ya desde su época como profesor, como conferenciante y después como Papa, especialmente durante los viajes, ha tenido muchas ocasiones para dialogar y someterse a las preguntas de los periodistas. Su capacidad de síntesis y el conjunto de profundidad y claridad, utilizando imágenes y ejemplo que ayudan a la comprensión de la gente común, es ya sabida“.

En España tanto Intereconomía como La1 han emitido la traducción al castellano del programa.

El reto lanzado por el Papa ha sido aceptado en España por el obispo más joven de nuestro país, Xavier Novell, de la diócesis de Solsona, que acudió el pasado martes 26 de abril nada más y nada menos que al programa de Buenafuente, en la cadena La Sexta, donde se sometió a las preguntas nada complacientes y bastante irónicas del presentador. Una de las plazas más difíciles en las que puede torear un obispo, sin duda.

Desafortunadamente, para que exista un diálogo rico y positivo no sólo basta la generosidad y buena voluntad del obispo entrevistado, sino también la inteligencia y el deseo constructivo del entrevistador.

Sin embargo, se trata de un buen comienzo. Gracias, Benedicto XVI, y gracias, mons. Xavier Novell.

Anuncios