Increíble pero cierto. En tiempo de Pascua es frecuente sustituir el acto penitencial de la misa por la aspersión con agua bendita. Al cura del video no se le ocurrió otra cosa que armarse de caldero y fregona para asperjar al pueblo, que salió bien mojadito. Los feligreses ríen…por no llorar.

En fin. Cuando me veáis hacer algo por el estilo, llamad al psiquiátrico más cercano…

Anuncios