Los pasados días de la Semana Santa han sido jornadas de intensa vivencia espiritual en la parroquia de Becerril de Campos. Es difícil resumir en unas pocas líneas todo lo vivido desde el Miércoles Santo hasta el Domingo de Resurrección, pero trataremos de hacer una breve crónica de estos días.

Miércoles Santo

El Miércoles Santo tenía lugar el primer acto central de la Semana Santa en Becerril de Campos, sin contar, evidentemente, con el Domingo de Ramos. El Miércoles Santo las amenazas de lluvia impidieron la realización del Via Crucis viviente por las calles del pueblo, por lo que dicho acto tuvo lugar en el interior de la parroquia de santa Eugenia.

Jueves Santo

El Jueves Santo se inauguró con la iglesia abierta desde primera hora de la mañana para que todo aquél que deseara confesarse pudiera hacerlo. Aunque tuvo lugar en la parroquia una celebración penitencial la semana anterior, muchos feligreses buscaban un horario más flexible y acudieron a lo largo de la mañana en gran número.

Por la tarde, después de que algunos voluntarios pusieran todo su empeño y talento para preparar el rincón de la reserva eucarística (El Monumento), empezó a las 18.00h la celebración de la Última Cena del Señor, en la que se conmemora la institución de la eucaristía, del orden sacerdotal y el mandato del amor con el lavatorio de los pies.

Aquí pueden leer y descargarse la homilía pronunciada en dicha eucaristía.

Durante la noche los feligreses de Becerril pudieron acercarse a rezar ante el monumento en santa Eugenia, y Abel Pagán, el seminarista que nos ha acompañado durante toda la Semana Santa, fue el encargado de animar este momento de oración en la Hora Santa.

Viernes Santo

El día de Viernes Santo comenzó con el sermón de las Siete Palabras en la iglesia de santa Eugenia, un acto breve e intenso en el que meditamos sobre las últimas palabras de Jesús en la cruz antes de morir.

El acto central de esta jornada fue la celebración de los Oficios; se trata de un día en el que no se celebra la eucaristía, y el único acto litúrgico, de extrema sobriedad, se centra en la lectura de la Pasión de Jesús y la adoración de la cruz.

Aquí pueden leer y descargarse la homilía pronunciada en dicha celebración.

Por la noche tuvo lugar uno de los actos más esperados, multitudinarios y populares de toda la Semana Santa en Becerril: la procesión de la Dolorosa y el Nazareno.

Las imágenes de nuestra Señora de los Dolores y del Nazareno cargado con la cruz recorrieron las calles del pueblo, acompañados por los cantos y la devoción de los cofrades y del resto del pueblo de Becerril. Al finalizar la procesión, que afortunadamente no tuvo que interrumpirse a causa de la lluvia, el pueblo se reunió en santa Eugenia para el pregón de la Soledad y el canto de la Salve popular.

Sábado Santo

El Sábado Santo es un día de silencio y espera junto al sepulcro de Jesús y su madre la Virgen Dolorosa. Por eso durante todo el día no se celebra ningún acto litúrgico, a excepción de la Vigilia Pascual al anochecer.

No obstante, tuvo lugar en la ermita del Cristo de san Felices un Vía Crucis popular, con la asistencia de unas 80 personas, y después del mismo los participantes compartieron el almuerzo para reponer fuerzas y crear fraternidad.

El acto central de esta jornada fue, a las 22.00h, la Vigilia Pascual, en la cual un nutrido grupo de becerrileños, muchos de ellos familias y jóvenes, se dieron cita para celebrar el acontecimiento más importante de todo el año cristiano: la resurrección de Jesús. Y es que nos cristianos no seguimos un ideal, por bonito que fuera, sino una persona viva, Jesús.

La Vigilia Pascual es una larga eucaristía llena de símbolos y dividida en cuatro partes:

  • En primer lugar, la liturgia del fuego, mediante la cual se bendice el fuego, se prende de la hoguera el Cirio Pascual y de éste todas las candelas, y se entra a oscuras en la iglesia. Esta parte de la celebración trata de subrayar el simbolismo de la luz y el contraste entre la luz y las tinieblas, idea fundamental en la liturgia pascual.
  • En segundo lugar, la liturgia de la Palabra. En la Vigilia Pascual se leen nueve lecturas: siete del Antiguo Testamento y dos del Nuevo. La razón de ser de esta abundancia de lecturas es que en la Vigilia se repasan los momentos más destacados de la Historia de Salvación, desde la Creación hasta los profetas, pasando por el Éxodo, que narra la liberación y pascua del pueblo israelita de la esclavitud en Egipto.
  • En tercer lugar, la liturgia bautismal, en la que se bendice el agua y se renuevan las promesas bautismales. En este momento es cuando se realizan los bautismos.
  • Por último, tiene lugar la liturgia eucarística, como en el resto de las eucaristías.
Para la Vigilia Pascual la iglesia de santa Eugenia lucía como en sus mejores galas, con una bonita decoración floral, un cirio pintado a mano y símbolos que nos recuerdan nuestra vocación bautismal.

Para leer o descargarse la homilía de la Vigilia Pascual, haz clic aquí.

Domingo de Pascua

El acto central del domingo de Pascua fue la eucaristía, precedida por la procesión del encuentro entre el Señor Resucitado, acompañado por la custodia con el Santísimo, según la costumbre local, y la Virgen del Carmen. Cada una de las imágenes seguía un camino distinto alrededor de la plaza, para encontrarse en el centro; acto seguido, ambas imágenes, el Santísimo y el pueblo se dirigieron a la iglesia para la celebración de la eucaristía, verdaderamente concurrida y solemne. En la misma participaron las autoridades municipales y militares de Becerril.

Haz clic aquí para leer o descargarte la homilía del domingo de Pascua.

La tarde del domingo de Pascua la cofradía del Nazareno y Resucitado celebró las vísperas solemnes, y al día siguiente la eucaristía en memoria de los difuntos de la cofradía.

Anuncios