Catholics come home es el nombre de una página web y de una campaña que está llenando las iglesias de muchas ciudades de Estados Unidos.

Los primeros anuncios comenzaron a emitirse en la televisión, bajo el eslogan de Catholics come home, durante la Cuaresma de 2008. Los anuncios duraban no más de dos minutos y mostraban tres tipos de mensajes: el primero, un breve documental sobre la Iglesia, mostrando su universalidad y su coherencia doctrinal a lo largo de los siglos y remarcando su labor social y caritativa:

El segundo mostraba testimonios de diversos católicos alejados durante un tiempo de la Iglesia y los motivos de su vuelta:

El tercer tipo de anuncios era similar a una película, en la que el protagonista revisaba su vida -sus fracasos y sus aciertos-, mientras un voz en off le animaba a rehacer lo menos bueno acercándose nuevamente a la Iglesia católica:

Los tres modelos de spot finalizaban instando a comprobar personalmente todo lo que allí se decía, en un tono amable y nada recriminatorio.

Pero la clave de esta campaña se basa en que todos los anuncios remiten a una potente página web, Católicos regresen, donde se ofrece una información completa de las principales cuestiones doctrinales que los espectadores pueden plantearse. Por ejemplo, hay un amplio apartado con preguntas y respuestas sobre el matrimonio que intentan abarcar las posibles situaciones de los interesados.

La web ha recibido más de medio millón de visitas, procedentes de ciento veinte países distintos, desde que se lanzaron los anuncios. Existe también una versión en español, Católicos Regresen, y se financia únicamente con donaciones particulares.

El éxito de la campaña mediática planteada fue tal que en seis meses se registraron un total de 92.000 regresos de católicos sólo en la diócesis de Phoenix (Arizona), según Tom Peterson, el padre de la campaña. En todo Estados Unidos se calcula entre un 10% y un 15% el aumento de asistencia dominical a la eucaristía a raíz de la campaña.

Esto fue posible gracias a la implicación simultánea de las parroquias: la web ofrecía direcciones concretas a las que acudir, y así las parroquias pudieron preparar diferentes modos de acogida y cursos especiales para la formación de los adultos que regresaban a la fe o querían conocer mejor la Iglesia.

Además de extenderse a otras diócesis, en 2009 los organizadores esperaban llegar con sus anuncios a las principales cadenas de televisión durante la Cuaresma y el Adviento, y en 2010 a los programas de mayor audiencia.

La campaña ha sido dirigida por Tom Peterson y en ella han participado, entre otros, autores de libros con éxito como Peter Kreeft, Scott Hahn y Matthew Nelly, y otros conocidos conferenciantes. También contribuyeron varios empresarios católicos con su conocimiento financiero y de gestión.

Esta iniciativa de evangelización, que ya comienza a compararse con la cadena de televisión EWTN, fundada por la Madre Angélica, tuvo su punto de partida en las palabras que Juan Pablo II dirigió en su carta Ecclesia in America, en la que animaba a utilizar las tecnologías de comunicación como medios útiles para la nueva evangelización que proponía para el tercer milenio.”

El artículo completo se puede leer aquí, y está tomado de Aceprensa.

Anuncios