El pasado día 5 de febrero se celebró en Becerril de Campos la festividad de santa Águeda. A las 12.3o tuvo lugar la eucaristía, en la que se recordó el testimonio de la santa siciliana, que derramó su sangre por no renegar de su fe.

Tradicionalmente este día se ha dedicado a reconocer y celebrar el genio y la aportación de las mujeres en nuestros pueblos. Por un día ellas asumen, simbólicamente, la vara de mando y el poder en Becerril. En esta ocasión el sr. alcalde entregó el bastón a Ana Matía Francisco, que pronunció un breve discurso de agradecimiento.

En la homilía el párroco recordó que, para Jesús, el poder es sinónimo de servicio gratuito y humilde, y aprovechó la ocasión para subrayar que la sociedad y el pueblo de Becerril debe mucho a la labor callada y servicial de las mujeres. Al mismo tiempo, comentando las torturas padecidas por santa Águeda, se hizo un llamamiento en favor del fin de la violencia contra las mujeres, que en lo que va de año se ha llevado ya 7 víctimas.

La jornada festiva continuó con una comida de hermandad, que reunión a más de 80 mujeres en las Antiguas Escuelas. A continuación la comitiva de mujeres se dirigió, acompañada por los dulzaineros y tamborileros, hasta la Residencia de Ancianos y el Monasterio de la Conversión, terminando a las 8 de la tarde a la puerta de la iglesia bailándole unas jotas al cura al salir de la misa.

La noticia ha aparecido en el “Diario Palentino”, con el simpático titular “¡Que frieguen ellos”, como afirmó la alcaldesa por un día Ana Matía Francisco.

Anuncios