Aprovechando la fiesta de san Blas, se acercó a nuestro pueblo un equipo del Canal 7 de la Televisión de Castilla y León para comprobar si, como dice el refrán popular, es cierto que hay que esperar hasta san Blas para ver la cigüeña o, por el contrario, éstas se han convertido en unas vecinas más de Becerril.

Lo cierto es que, a causa del cambio climático y de la abundancia de alimento en los basureros cercanos, las cigüeñas no tienen ya necesidad de pasar el invierno en latitudes más benignas. La consecuencia de todo ello se refleja de modo muy especial en lo que se ha convertido su morada fija, el tejado de nuestras iglesias. Así, en Becerril se Campos se contabilizan más de 60 aves que realizan sus nido sobre las cubiertas de santa Eugenia, san Miguel, san Martín y san Pedro, ocasionando graves desperfectos, goteras, desprendimientos y acumulación de basuras.

Concretamente en santa Eugenia, las grandes goteras que pueden observarse en los pies del templo y en la nave izquierda se deben a la actividad de las cigüeñas, que han removido las tejas, provocando que el agua de la lluvia y la nieve se filtre hacia el interior de la iglesia y ocasione caídas de yeso y el deterioro de la estructura, poniendo en peligro incluso la integridad de las personas que participan en las celebraciones religiosas.

Los feligreses de la parroquia de Becerril no nos oponemos a las cigüeñas, sino que creemos que la protección del medio ambiente es compatible con la protección del patrimonio religioso, artístico y cultural.

Agradecemos a Juanma y Víctor, de Televisión Castilla y León-Canal 7, por su interés y amabilidad, y a todos los vecinos que han querido participar en la realización de este pequeño reportaje.

Anuncios