Aunque sea un spot publicitario, el video vale mucho la pena.

Y yo añadiría: por cada segundo que pasa, Dios nos sigue amando.

¿No te das cuenta?

Anuncios