En este nuevo año 2011, los días se suceden en Becerril sin demasiadas noticias relevantes o dignas de mención. Después de la fiesta de san Antón, que este año ha sido especialmente concurrida y animada, la rutina se ha apoderado de la vida de nuestro pueblo. Últimamente el comentario más frecuente en las calles y soportales se refiere al frío, que esta mañana nos dejaba estampas tan bellas como esta, en la que podemos ver la fuente de la plaza congelada, con hermosos chupiteles:

El pasado jueves 20 de enero, en el marco de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, se celebró en el Monasterio de la Conversión una interesante conferencia, a cargo del profesor Eduardo de La Hera Buedo, delegado episcopal de Ecumenismo, el cual explicó a los asistentes el origen de las divisiones entre las distintas confesiones cristianas y el estado actual del diálogo entre ellas. Fiel a su estilo ameno y erudito, el ponente satisfizo a todos los participantes, que de este modo pudieron conocer qué es el ecumenismo.

Por último, dos recomendaciones. Estos días fríos de invierno son especialmente indicados para ver en el cine una buena película. En cartelera hay dos que recomendamos vivamente: una es “De dioses y hombres”, del francés Xavier Beauvais, que narra la historia de los monjes del monasterio de nuestra Señora del Atlas, en Argelia, que murieron en 1997 a manos de los fundamentalistas islámicos. La película se adentra en la vida diaria de los religiosos, describe su convivencia pacífica con los vecinos de la zona y sobre todo profundiza en el drama humano y religioso de unos hombres que, presintiendo cercana la muerte, se encuentran ante la encrucijada de huir o permanecer. En Palencia es posible ver esta película en los cines Avenida, a las 17.30, 20.15 y 22.45.

Otra película muy recomendable es “Más allá de la vida”, de Clint Eastwood, que nos tiene acostumbrados últimamente a muy gratas sorpresas. El film se adentra en la pregunta sobre vida después de la muerte. Tres historias paralelas se entrecruzan en la cinta: la de una importante periodista francesa que sobrevive al tsunami de 2004 en Indonesia, la de un niño que pierde en un accidente a su hermano gemelo, y la de un hombre con el don de comunicarse con los difuntos, interpretado por Matt Damon. Más allá de las respuestas concretas que la película ofrece a la eterna pregunta sobre la vida después de la muerte y la posibilidad de comunicarnos con nuestros seres queridos difuntos, se trata de una interesante reflexión sobre un tema particularmente cercano a los cristianos. En definitiva, la película bien merece dedicarle una tarde de invierno. En Palencia la encontrarás en los cines Ortega, a las 17.30, 20.15 y 22.45.

Anuncios