El mes de noviembre se despidió en Becerril con intenso frío y una nevada que ha cubierto el suelo con un bonito manto blanco. El martes 30, al inicio de la catequesis, los niños de Comunión y Postcomunión no se resistieron y decidieron hacer, con la ayuda de sus catequistas, un gran muñeco de nieve, como se puede ver en la fotografía a continuación.

Desafortunadamente, el párroco llegó en su vehículo cinco minutos más tarde que los niños, por lo cual fue amenazado por todos ellos, que lanzaron numerosas bolas de nieve al coche y obligaron al abnegado sacerdote a refugiarse dentro de él durante diez largos minutos, como podéis ver a continuación.

En un momento de descuido, el párroco pudo escapar, encontrando cobijo en dentro del Monasterio de la Conversión. Pero ni siquiera allí las amables criaturas de la catequesis desistieron en su propósito de bombardearlo con bolas de nieve; solamente después de esconderse, bajo llave, en una habitación detrás de un armario, y esperando que las fierecillas se calmasen, el sacerdote pudo salir y visitar los grupos de catequesis como de costumbre.

Como pago merecido por su malicia, los chicos de catequesis de Confirmación destruyeron el muñeco de nieve que los niños habían realizado con esfuerzo.

Pilar María Carrancio, del grupo de Postcomunión, ha escrito la siguiente crónica del evento:

“La nieve”

El martes 30 de Noviembre nevó en Becerril de Campos.
Fuimos a catequesis y cuando llegamos, dijimos a  Sor María y  a Sor María del Prado que si nos dejaban  ir a jugar con la nieve. Nos dejaron.

Nos pusimos los cursos de 3º, 4º y 5º de Primaria a hacer un muñeco de nieve, y unos cuantos angeles. Cuando vino Julio no le dejabamos salir del coche por que sino le tirábamos una bola de nieve; menos mal que las monjas nos dijeron que le dejáramos salir.

Lo malo que al final no pudimos tirarle un a bola de nieve, y además cuando salimos de catequesis ya nos habían tirado al suelo el muñeco de nieve.

Pilar Mª Carrancio

Anuncios